Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Periódico QueQui QuintanaRoo
MENTE POSITIVA
El Despertar
La belleza de éste proceso

La belleza de éste proceso es que es tan simple, no requiere de esfuerzo y está disponible a todos los que quieran despertar a la gran abundancia de La Gracia directamente de DIOS. La Diksha es una transferencia de energía, un fenómeno de La Gracia Divina, que crea una apertura a través de la cual tú puedes experimentar los verdaderos deseos de tu corazón: Amor, Alegría, Paz, Sanación y Unidad con Dios Directamente y completamente.
El sufrimiento proviene de nuestra resistencia a la experiencia de la realidad tal cual es. Proviene de la ilusión de que existe un “sí mismo” que puede controlar esta realidad. Proviene de un patrón genético de miedo a la muerte que nos mantiene esclavos en una experiencia limitada de realidad. Cuando este sentido de un “yo” fijo y separado muere, es cuando verdaderamente comenzamos a vivir.
La Diksha es una transferencia de energía divina que nos ayuda a salir del conflicto y del sufrimiento, llevándonos a estados de paz interior, gozo, alegría y Unidad. La Diksha inicia el proceso de despertar La Presencia Divina en ti, conduciéndote hacia la Unidad. Ver la realidad de lo que eres en cada momento, sanar tu cuerpo, tus relaciones, reconocer la divinidad en la experiencia del presente…
La energía del Diksha es universal y para todas las tradiciones espirituales. Aumenta tu habilidad para conectarte desde tu corazón con el Divino y con las personas que amamos. Muchos han reportado que después de recibir diksha experimentan sanación en todos los niveles, así cómo un poderoso y continuo despertar espiritual. Las personas buscan armonía y felicidad.
Hemos descubierto que sí es posible vivir en un estado de libertad interna permanentemente. Por eso quiero compartir eso contigo en ésta columna. Tú, tu libertad y tu liberación del sufrimiento es lo más importante para mí.

Este es una experiencia de la gente a la que le he entregado la energía del Diksha de la Unidad:

Me pareció interesante el primer curso porque me ayudo a desconectarme de la rutina, además de lograr que mi cuerpo se sintiera descansado y tranquilo. Con respecto a lo que vi durante el tiempo que mantuve cerrados mis ojos, fue una serie de imágenes sin forma de colores principalmente azul y morado, estas imágenes me dieron la sensación de tranquilidad y relajación, al mismo tiempo el aire que entraba en mis pulmones me hacia alejar de los problemas diarios de la vida y me permitió dejarme llevar por lo que sentía en ese momento.
Carlos Alberto

El Despertar

El despertar es un cambio de conciencia que consiste en el divorcio entre el pensamiento y la conciencia. En la mayoría de los casos no es un suceso puntual sino un proceso. También es un proceso incluso para las pocas personas que experimentan un despertar súbito, dramático y aparentemente irreversible. Es un proceso en el cuál el nuevo estado de conciencia toma posesión gradualmente transformando todo lo que la persona hace y convirtiéndose así en parte integral de la vida.
En lugar de permanecer perdidos en nuestros pensamientos, cuando despertamos reconocemos que somos el observador consciente. Es entonces cuando el pensamiento deja de ser la actividad autónoma y egoísta que domina nuestra vida. La conciencia asume las riendas, y el pensamiento en lugar de tener el control de la vida pasa a servir a la conciencia. La conciencia es la conexión conciente con la inteligencia universal. Otra palabra para describirla es La Presencia: la Conciencia sin pensamiento.
El inicio del proceso del despertar es un acto de Gracia. No podemos hacer que suceda ni tampoco prepararnos para él ni acumular créditos para merecerlo. No hay una secuencia clara de pasos lógicos que conduzca al despertar, aunque eso sería lo que le encantaría a la mente. No tenemos que hacernos merecedores primero. Puede llegarle al pecador antes que al santo, pero no necesariamente. Es por eso que Jesús se relacionaba con toda clase de gente y no solamente con las personas respetables. No hay nada que podamos hacer para provocar el despertar. Lo que hagamos será cosa del ego, que estará buscando agregar el despertar o la iluminación a la lista de sus posesiones más preciadas para engrandecerse y adquirir todavía más importancia. De esa manera en lugar de despertar, añadimos a la mente el concepto del despertar o la imagen de lo que es una persona iluminada, y nos esforzamos por vivir de acuerdo con esa imagen. Esforzarnos por ser como la imagen que tenemos de nosotros mismos o que otros tienen de nosotros no es vivir una vida auténtica sino representar otro de los personajes inconcientes del ego.
El primer despertar, el primer destello de conciencia sin pensamiento solamente sucede por la Gracia, sin que hagamos nada. Si para usted estas palabras son incomprensibles y no significan nada, es porque todavía no le ha llegado ese primer despertar. Sin embargo, si hay algo en su interior que responde a ellas, si de alguna manera reconoce algo de verdad en ellas, significa que ya ha entrado en el proceso. Una vez que se inicia el proceso, no hay marcha atrás, aunque el ego puede demorarlo. La lectura de estas palabras puede ser el comienzo del despertar para algunas personas. Para otras, estas palabras ejercerán la función de ayudarlas a reconocer que ya han iniciado el proceso, y a intensificarlo y acelerarlo. Otra función es ayudar a la gente a reconocer su ego cada vez que trate de recuperar el control y de ensombrecer el surgimiento de la conciencia. En algunos casos, el despertar sucede cuando las personas se dan cuenta repentinamente de la clase de pensamientos negativos persistentes con los cuales quizás se hayan identificado durante toda la vida. Súbitamente se produce un estado de alerta que toma conciencia del pensamiento sin ser parte de él.
¿Cuál es la relación entre la conciencia y el pensamiento?
La conciencia es el espacio en el cual existen los pensamientos cuando ese espacio ha tomado conciencia de sí mismo.
Después de haber visto el destello de la conciencia o La Presencia, aprendemos a conocerla de primera mano. En ese momento deja de ser simplemente un concepto mental y por tanto, podemos tomar la decisión conciente de estar presentes en lugar de dejarnos arrastrar por pensamientos inútiles. Podemos invitar la Presencia a la vida, es decir, abrir espacio. Con la Gracia de la conciencia viene la responsabilidad. Podemos optar por continuar como si nada hubiera sucedido, o podemos reconocer su importancia y aceptar que el surgimiento de la conciencia es lo más importante que puede sucedernos. Abrirnos a la conciencia y traer su luz a éste mundo se convierte entonces en el propósito preponderante (interno) de la vida.
“Deseo conocer la mente de Dios”, dijo Einstein. “Lo demás son detalles”. ¿Qué es la mente de Dios? Conciencia. ¿Qué significa conocer la mente de Dios? Estar Concientes. ¿Cuáles son los detalles? El propósito externo y lo que quiera que suceda en el plano externo.
Así, quizás mientras usted espera que suceda algo significativo en su vida, podría no darse cuenta de que lo más importante que puede sucederle a un ser humano ya le ha sucedido: el comienzo del proceso de separación entre el pensamiento y la conciencia.
La separación entre el pensamiento y la conciencia, que es el centro del propósito interno, sucede cuando negamos el tiempo psicológico, es decir, el hábito de la mente de buscar la plenitud de la vida en el futuro donde no es posible hallarla y haciendo caso omiso de la única puerta de acceso a ella: el momento presente.
Estaré feliz de compartir esta MARAVILLOSA GRACIA DIVINA TRANSFORMADORA a través del DIKSHA

Por favor siéntanse libres de escribirme a

Pagina Web:
www.livinginoneness.com 
Alexis se encuentra en el Cuidad de México