Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Viernes, 21 de Septiembre, 2007
Periódico QueQui QuintanaRoo
Mente Positiva


Viaje hacia el despertar Parte III
Detrás de todas nuestras ilusiones separadas de la realidad hay esencialmente un alma, una mente, un cuerpo y una consciencia. Al compartir con usted este viaje hacia el despertar, quizá descubra que también es el suyo, así como el de la amplia consciencia unificada que es la consciencia colectiva de este planeta.

El cambio más notable es el profundo silencio que siento durante todo el día y que no depende de factores externos. No importa si estoy hablando, escribiendo, pensando o meditando. Este silencio está destinado a perdurar. Es la corriente que se oculta detrás de todas mis experiencias.

Durante años he meditado y ahora, en este profundo silencio, me conduce a elevados reinos de gozo.

Este silencio es como una ausencia de «sonido estático» en la mente, como cambiar un par de viejos altavoces por un equipo de sonido profesional. Cuando presto atención a este silencio, se abre la puerta de un flujo interminable de creatividad. La energía creativa llegó con intensidad y escribí durante horas y horas sin cansarme ni parar.. El silencio era el origen de esta inspiración y sentía un inmenso gozo al expresarme a partir de él. ¡Ahora podía comprender que significa «el sonido del silencio»!

En lugar de una sola corriente continua de identidad, ahora siento burbujas de consciencia que aparecen y desaparecen en el silencio que se esconde detrás. Surge una emoción o un pensamiento, permanece durante un rato y luego desaparece en el silencio. Después surge otra emoción o pensamiento, permanece durante un rato y desaparece de nuevo en el silencio. Cuando necesito la mente, puedo concentrarme con facilidad y soy muy eficaz, y cuando dejo de necesitarla, regreso al silencio.
Estas burbujas de consciencia pueden contener cualquier pensamiento o emoción. Por supuesto, no estoy diciendo que esté libre de la frustración, el enfado, la irritación o el dolor. Antes pensaba de manera equivocada que la iluminación implica la santidad instantánea. Sin embargo, las emociones siguen yendo y viniendo del mismo modo. La diferencia es que antes formaban parte de mi identidad, mientras que ahora simplemente las observo aparecer y desaparecer. Ya no necesito juzgarlas ni juzgarme a mí mismo, y tampoco me identifico con la santidad.

Ahora que he dejado de identificarme con un yo, me he convertido en un canal a través del cual el universo puede fluir, y estoy seguro de que los recibiré cuando sea necesario. No tengo ninguna sensación de ausencia ni necesidad de aferrarme a nada, ni siquiera a los elevados estados de samadhi.

Ya no necesito meditar porque la vida misma es una meditación. Antes lo hacía para detener mi charla mental y conectar con una vastedad más profunda. Sin embargo, puesto que esta última es ahora mi experiencia habitual, puedo entrar en un estado de consciencia más profundo en sólo dos minutos de calma mental que antes de tomar este proceso meditaba durante horas. Mi necesidad de meditar procedía del deseo de convertirme en algo mejor. Por supuesto, todavía me queda mucho por hacer, sobre todo si comparo mi estado mental con el éxtasis que los guías parecen experimentar en todo momento, pero ya no anhelo estos estados como antes. ¡Este momento es suficientemente profundo! Todos los momentos lo son.
La consciencia tiene su propia inteligencia, sus propios ciclos y su interminable viaje de descubrimiento.

Este estado posee una dulzura extremadamente gozosa. Sin embargo, en algún momento deberé atravesar una «noche oscura del alma», algo parecido a los cuarenta días en que Cristo luchó contra Satanás en el desierto antes de cumplir su misión. La noche oscura puede durar varios meses, y después, la mente inconsciente queda limpia por completo.

Quizá esto es similar a lo que los aborígenes australianos y chamanes de diferentes tradiciones llaman desmembramiento, en el que se borran las bases del propio ser. Se trata de una etapa más profunda en la que nos separamos de la mente colectiva de la humanidad. A partir de este estado, Jesús fue capaz de cumplir con éxito su misión.

Miles de personas alrededor de todo el mundo han experimentado este proceso y obtenido la iluminación. Estas experiencias están comenzando a ocurrir de manera espontánea a toda clase de personas.
El alma del mundo nos está llamando.

Cuando observo las realidades externas que aparecen en las noticias diarias, a menudo me pregunto si la humanidad va a sobrevivir a las próximas dos o tres décadas. Sin embargo, cuando dirijo mi consciencia hacia la unidad que todos tenemos, más allá de las ilusiones de separación que hemos albergado durante tanto tiempo, estoy seguro de que vamos a conseguir superar la crisis. Hay una vasta consciencia en juego, ¡y estamos en buenas manos!

El mundo es un sueño en la mente de Dios, que sueña a través de nosotros a cada momento en una danza continua de creación. Es una hermosa danza, y es un momento apasionante de la vida. Con todo lo que está ocurriendo hoy, no hay ningún lugar en el cosmos en el que me gustaría tanto estar como aquí, en la Tierra, en este glorioso momento de despertar colectivo.

¡Que juntos bailemos el sueño despiertos!

El amor puede existir solo en igualdad, en amistad. La liberación de la mujer de la esclavitud del hombre será además una liberación para que el hombre tenga la experiencia del amor.
Por eso yo digo que el movimiento de la liberación femenina no es solo para las mujeres,
es también un movimiento de la liberación masculina: ambos se liberan. OSHO


LA BELLEZA DE ESTE PROCESO

La Diksha de la Unidad es una transferencia de energía divina que nos ayuda a salir del conflicto y del sufrimiento, llevándonos a estados de paz interior, gozo, alegría y Unidad.
La energía del Diksha es universal y para todas las tradiciones espirituales. Aumenta tu habilidad para conectarte desde tu corazón con el Divino y con las personas que amamos. Muchos han reportado que después de recibir Diksha experimentan sanación en todos los niveles, así cómo un poderoso y continuo despertar espiritual. Las personas buscan armonía y felicidad. Hemos descubierto que sí es posible vivir en un estado de libertad interna permanente.
La Diksha de la Unidad: inicia el proceso de despertar La Presencia Divina en ti, conduciéndote hacia la Unidad. Ver la realidad de lo que eres en cada momento, sanar tu cuerpo, tus relaciones, reconocer la divinidad en la experiencia del presente…

El despertar de la Conciencia es la capacidad de percibir la realidad tal como es sin las interferencias e interpretaciones de la mente. Es un simple proceso neurológico que puede ocurrir en un solo instante.

El despertar de la Conciencia consiste en dejar de interpretar lo que ocurre. Para una persona con la Conciencia despierta la vida se convierte en algo muy ordinario. Andas, y estás andando; comes, y estás comiendo. El despertar de la Conciencia no consiste en tener experiencias extraordinarias, sino en reconocer lo extraordinario de cada momento.
Antes, la mente hacía miles de interpretaciones sobre cualquier suceso, pero ahora sólo queda la experiencia misma.

En éste estado Divino puedes experimentar concientemente con tu ser Divino y en Unidad a Dios. Puede ser una experiencia grande como una explosión de amor o alegría, mucho más profunda que un placer mundano. Cuando llegas a este estado de Ser, ésta conexión con Dios, el Divino, el Absoluto, has alcanzado lo máximo que la tierra puede ofrecer.
Tú, tu libertad y tu liberación del sufrimiento es lo más importante para mí.


EXPERIENCIAS
Éstas son algunas de las experiencias de la gente del Ejército que han recibido la energía “Bendición de la Unidad” (Diksha):

En mi vida principalmente vida militar no había asistido a una plática sobre la energía del cuerpo y ahora que ha llegado la oportunidad estoy totalmente satisfecho con lo teórico y práctico que fue por un lapso de 15 minutos. Sentí algo especial que nunca había sentido también ver como por ejemplo los colores pero repito es una buena experiencia hasta ahora.

En toda mi vida nunca había recibido una plática respecto de nuestra energía, hasta ahora recibí con la plática de Alexis.

Con la plática que nos diste sentí una relajación en todo mi cuerpo y con los ejercicios de respiración vi una luz verde luego el calor en las manos así mismo ahora me siento más tranquilo.

Yo quiero explicar de las pláticas de Alexis que me relaje mucho y le doy las gracias por su sabiduría por su profesionalismo. Se despejo mi mente, de pecho, respiración, tórax y de espalda vi colores.

Sabes te agradezco por ese pequeño momento de paz que me diste de hoy en adelante tratare de estar mejor conmigo mismo no entiendo mucho pero ese color verde que vi espero y signifique algo bueno. Me despido y nuevamente muchas gracias.