Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Viernes, 1 de Junio, 2007
Periódico QueQui QuintanaRoo
Mente Positiva

Vuelve a ser un niño y serás creativo; la creatividad necesita libertad

Vuelve a ser un niño y serás creativo. Todos los niños son creativos. La creatividad necesita libertad: estar libre de la mente, estar libre del conocimiento, estar libre de prejuicios. Una persona creativa es aquella que puede intentar lo nuevo. Cada niño nace con todas las capacidades para volverse creador.
Todos los niños, son ninguna excepción, tratan de ser creadores pero no se lo permitimos.
Inmediatamente empezamos a enseñarles el modo correcto de hacer algo.

A través de un espacio que he nombrado “meditación para niños” se les proporciona un espacio que les permite conocerse y vivir lejos del quedar bien o ser aceptados por los demás, un espacio que les permite ser ellos mismos y les ayuda a canalizar su energía de una manera muy natural.
A través de ejercicios y creatividad, se les enseña que sentir sus emociones sean las que sean no es malo o vulgar y simplemente se les permite expresar lo que venga sin un juicio brindándoles un espacio en el que pueden ser niños y simplemente niños

En algún momento entre los siete y los catorce años sucede un gran cambio en el niño.
Los psicólogos han estado investigando el fenómeno, ¿por qué sucede? y ¿qué sucede?

Tú tienes dos mentes, dos hemisferios en el cerebro. El hemisferio izquierdo es el de la mente no creativa. Es muy capaz técnicamente pero en lo que se refiere a la creatividad es absolutamente impotente. Sólo puede hacer algo una vez que lo haya aprendido: y lo puede hacer todo de un modo muy eficiente, perfectamente; es mecánico. El hemisferio izquierdo es el hemisferio racional, lógico, matemático. Es el hemisferio del cálculo, el ingenio, la disciplina, el orden..
El hemisferio derecho es justo lo opuesto. Es el hemisferio del caos, no del orden; es el hemisferio de la poesía, no de la prosa; es el hemisferio del amor, no de la lógica. Tiene una gran capacidad para la belleza, tiene una gran penetración para la originalidad; pero no es eficiente, no puede ser eficiente. El creador no puede ser eficiente, tiene que seguir experimentando. El creador no puede asentarse en ningún sitio. Siempre está dispuesto a correr riesgos.
El hemisferio derecho está funcionando cuando el niño nace; el hemisferio izquierdo no está funcionando. Entonces empezamos a enseñar al niño, sin saber, de una forma acientífica.
A través de los siglos hemos aprendido el truco para cambiar la energía del hemisferio derecho al hemisferio izquierdo; cómo paralizar el hemisferio derecho y cómo echar a andar el hemisferio izquierdo.
En eso consiste todo nuestro aprendizaje. Desde el jardín de infancia hasta la universidad, esa es toda nuestra preparación y nuestra, así llamada, educación. Es un esfuerzo para destruir el hemisferio derecho
y ayudar al hemisferio izquierdo. En algún momento entre los siete y los catorce años tenemos éxito y el niño muere, el niño es destrozado.
Entonces el niño deja de ser salvaje; se convierte en un ciudadano. Entonces aprende el camino de la disciplina, el idioma, la lógica, la prosa. Empieza a competir en la escuela, se vuelve un egoísta, empieza
a aprender todas las cosas neuróticas que prevalecen en la sociedad. Se interesa más por el poder, el dinero, y empieza a pensar cómo puede educarse más y volverse más poderoso. Cómo tener más dinero, cómo tener una casa más grande, y todo eso... da un giro. Entonces el hemisferio derecho funciona cada vez menos; o funciona sólo cuando estás soñando, muy dormido.
O a veces cuando has tomando alguna droga...
El atractivo de la droga consiste en que inmediatamente cambias de marcha; del hemisferio izquierdo tu energía va al hemisferio derecho.
Y una vez que el hombre ha aprendido los placeres de las drogas se le hace muy difícil renunciar a ellas. Las drogas sólo se pueden dejar si es posible encontrar mejores maneras para poder liberar tu poesía.
La meditación es la mejor manera; menos destructiva, menos dañina que cualquier otro tipo de química. De hecho no es perjudicial en absoluto, es beneficiosa. La meditación también hace lo mismo: cambia tu mente del hemisferio izquierdo al hemisferio derecho. Libera tu capacidad interna para la creatividad.
La gran calamidad que va a ocurrir en el mundo a través de las drogas sólo puede ser evitada con una cosa: la meditación. No hay otra forma. Si la meditación se hace cada vez más presente y entra cada vez más en las vidas de la gente, las drogas desaparecerán.
En realidad cualquier cosa puede ser meditación: viviendo este momento 100% con consciencia.
Este es el secreto: desautomatizarte. Si podemos desautomatizar nuestras actividades, entonces la vida entera se convierte en meditación. Entonces cualquier cosa, por pequeña que ésta sea -ducharse, comer, hablar a un amigo- se convierte en meditación. Meditar es una cualidad y por lo tanto puede llevarse a cualquier cosa. No es un acto específico. La gente piensa que meditar es un acto específico, como
sentarse de cara al este, repetir ciertos mantras, quemar incienso, hacer esto y aquello a una hora determinada de una forma específica y con un gesto especial. Meditar no tiene nada que ver con todo eso. Esas no son sino formas de automatizarla, mientras que la meditación está en contra de toda automatización.
Por tanto, si puedes mantenerte alerta, cualquier actividad es meditación; cualquier acción o movimiento te será de una inmensa ayuda. Te enseña como vivir ‘el momento’ intensamente. Eso es meditación!

LA BELLEZA DE ESTE PROCESO
La Diksha de la Unidad es una transferencia de energía divina que nos ayuda a salir del conflicto y del sufrimiento, llevándonos a estados de paz interior, gozo, alegría y Unidad.
La energía del Diksha es universal y para todas las tradiciones espirituales. Aumenta tu habilidad para conectarte desde tu corazón con el Divino y con las personas que amamos. Muchos han reportado que después de recibir Diksha experimentan sanación en todos los niveles, así cómo un poderoso y continuo despertar espiritual. Las personas buscan armonía y felicidad. Hemos descubierto que sí es posible vivir en un estado de libertad interna permanente.
La Diksha de la Unidad: inicia el proceso de despertar La Presencia Divina en ti, conduciéndote hacia la Unidad. Ver la realidad de lo que eres en cada momento, sanar tu cuerpo, tus relaciones, reconocer la divinidad en la experiencia del presente…

El despertar de la Conciencia es la capacidad de percibir la realidad tal como es sin las interferencias e interpretaciones de la mente. Es un simple proceso neurológico que puede ocurrir en un solo instante.

El despertar de la Conciencia consiste en dejar de interpretar lo que ocurre. Para una persona con la Conciencia despierta la vida se convierte en algo muy ordinario. Andas, y estás andando; comes, y estás comiendo. El despertar de la Conciencia no consiste en tener experiencias extraordinarias, sino en reconocer lo extraordinario de cada momento.
Antes, la mente hacía miles de interpretaciones sobre cualquier suceso, pero ahora sólo queda la experiencia misma.

En éste estado Divino puedes experimentar concientemente con tu ser Divino y en Unidad a Dios. Puede ser una experiencia grande como una explosión de amor o alegría, mucho más profunda que un placer mundano. Cuando llegas a este estado de Ser, ésta conexión con Dios, el Divino, el Absoluto, has alcanzado lo máximo que la tierra puede ofrecer.

EXPERIENCIAS
Éste es alguna de las experiencias de la gente que ha recibido la energía “Bendición de la Unidad” (Diksha):

Ahora estoy en el proceso de liberarme yo misma de la relación con un hombre maniaco-depresivo (desorden bipolar). Hace tres días, que me sentí completamente abrumada en el dolor, yo era el dolor, yo era el océano de dolor.
Llamé a Alexis para saber cuando sería la próxima transmisión de energía – en 6 días, me dijo. ¿6 días???? ¿Cómo podré esperar tanto tiempo? Entonces dijo: “ven ahora”.
Estaba en llanto cuando encontré a Alexis y me pidió que fuera más y más hacia mi dolor. En el momento que ella puso sus manos en mi cabeza sentí olas muy fuertes dentro de mi – arriba-abajo, arriba-abajo, arriba-abajo, dolor-paz, dolor-paz, dolor-paz.
Al final de la sesión (no se cuanto duró, 10 segundos ó 10 minutos), experiencia éste tremendo poder en mis piernas y sentí calor por todo el cuerpo, las olas terminaron. Descansando, estirada, sentí que yo, ya no era, el yo desapareció, mi cuerpo era parte del universo, me sentí una y unida con todo. En profunda gratitud, Nisheetha.