Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Viernes, 30 de Abril, 2007
Periódico QueQui QuintanaRoo
MENTE POSITIVA

“No sé qué hacer. Mi hijo es muy inquieto…”

Cuántas veces me he encontrado con padres que comentan, “No sé qué hacer. Mi hijo es muy inquieto… Se enoja por cualquier cosa… No para de gritar ni un momento en todo el día…. Me preocupa que esté teniendo alguna mala influencia que lo haga actuar de tal manera.” Lo curioso es cuando uno voltea a ver a los padres en sí mismos, no se puede ver más que neurosis y tensiones desbordándoseles hasta por los ojos. ¿Y así quieren tener a un niño tranquilo, callado, obediente…? Algo no funciona y no es precisamente el pequeño. ¿Qué más se puede esperar cuando la fuente de aprendizaje e inspiración del niño está corrupta, cuando día a día no mama otra cosa que no sean problemas, cuando su inocencia se ve truncada por tener que parecerse a papá o a mamá, que no son más que un par de desquiciados volviéndolo loco?

La cuestión requiere un cambio de percepción sobre las cosas. Un niño recién llegado a este mundo es un ser único, una nueva creación de la existencia. Es una interrogante: ¿Qué es lo que este niño trae, qué es lo que viene a aportar a este mundo, qué podemos aprender de él? No obstante, el enfoque actual es el de “¿Qué podemos hacer con este niño, en qué y cómo lo transformaremos? Abogado… ingeniero… médico… algo que nos sirva.” Y es donde empieza la transformación, tal como a uno de esos árboles Bonsái, empezamos a poner límites, a podar, a cortar, a arrancar todo lo que es natural en el niño y anti natural para los padres o la sociedad de acuerdo con todo un sistema de creencias que viene dando vueltas sobre el mismo círculo vicioso generación tras generación. Y claro, lo que obtenemos después de todo este cortar y moldear a nuestro antojo, es un ciudadano decente y respetable, una verdadera obra maestra de la ingeniería humana. Pero… ¿dónde quedó ese ser único?
Cada niño merece la oportunidad de descubrir su propio sentido en esta vida, merece la oportunidad de encontrar su propio camino a recorrer. Simplemente debemos ayudarle a descubrirlo. Debemos preparar la tierra para que florezca su ser a lo máximo, no de acuerdo a las expectativas que tengamos, sino de acuerdo a la esencia que se aloja en lo más profundo de él.

Ahora, decir entonces meditación para niños es una contradicción. Quedaría mejor decir que los niños SON meditación. Son el contacto más cercano que tenemos con la Fuente, con la pureza de la Existencia. No hay nada que un niño pequeño no haga en forma meditativa; plena totalidad en cada momento. Al reírse, al perseguir una mariposa, al llorar, al gritar… pero con la mala fortuna de que tal intensidad no resulta funcional en nuestro mundo.
¿Cómo un niño que grita de esa forma se podrá convertir en un contador? ¿Cómo un diablillo tan desobediente podrá acatar órdenes al convertirse en un militar que sirva a su país?... empieza la frustración. El niño empieza a recibir por todas partes mensajes de que así como es no está bien, tiene que cambiar. Y es cuando toda esa energía fresca y toda esa vitalidad se empiezan a reprimir.

Aquellos que llamamos ciudadanos disfuncionales no so más que trabajos mal logrados; aquellos que llamamos gente de sociedad son obras maestras de represión.
Hoy en día está de moda llevar a tu hijo a terapia, a que te ayuden a arreglar cualquier falla que pueda haber para evitar sentir en un futuro que has fallado como padre. Pero… ¿qué hay que arreglar en el niño? Amigos terapeutas ríen cuando los padres llegan pidiendo una sesión para el niño. “Ven a terapia tú. Soluciona tus propias neurosis. Limpia el ambiente donde el niño crece.” Y entonces se dan cuenta que el problema no está en el infante.

Lo único que los niños necesitan es un espacio donde puedan ser precisamente niños: brincando, corriendo, gritando… Un ambiente protegido de aceptación hacia lo que son hoy, no de demanda hacia lo que deben de convertirse el día de mañana

! Un avance a tenido lugar en la espiritualidad!

En éste estado Divino puedes experimentar concientemente con tu ser Divino y en Unidad a Dios. Puede ser una experiencia grande como una explosión de amor o alegría, mucho más profunda que un placer mundano.
Cuando llegas a este estado de Ser, ésta conexión con Dios, el Divino, el Absoluto, has alcanzado lo máximo que la tierra puede ofrecer.


La energía del Diksha es universal y para todas las tradiciones espirituales. Aumenta tu habilidad para conectarte desde tu corazón con el Divino y con las personas que amamos. Muchos han reportado que después de recibir Diksha experimentan sanación en todos los niveles, así cómo un poderoso y continuo despertar espiritual. Las personas buscan armonía y felicidad. Hemos descubierto que sí es posible vivir en un estado de libertad interna permanente.

Experiencias

“¿Cómo puedo describir éste Mar de Luz en el que me estoy bañando, para que la gente que aún no ha llegado ahí pueda entenderme? Las palabras no son tan poderosas para reflejar éste nuevo mundo, por que de hecho, es un nuevo mundo. Y claro, antes de esto pude sentir Amor, Alegría y Paz, ¡pero SER el Amor, la Alegría y la Paz es algo completamente diferente!
Esta transferencia de la Gracia Divina, este Bendición de la Unidad,
me llevó a experimentar una Conciencia de Amor y Unidad. Estoy tan agradecida… llorando casi todos los días de Alegría, Paz y Gratitud. Gracias Alexis!” Louisa

Apenas unos días después de que el huracán Wilma azotara Cancún…. Impresionantemente, ¡yo vivía un increíble estado de paz! Sentía que yo no era parte de esas circunstancias. Me sentía completamente fuera de todo y ¡NO ME IDENTIFICABA CON ABSOLUTAMENTE NADA DE LO QUE OCURRÍA! Mientras la MAYORÍA de la gente se preocupaba y se veía perdida en medio de una situación desesperada, yo estaba absolutamente en calma, con la certeza de que todo sucede por un bien superior. Me sentía completamente en paz dentro de mí. …rodeados por tanto amor… cuando mis compañeros dejaron el albergue para volver a lo que quedaba de la ciudad, ni siquiera se dieron cuenta de la fealdad de lo que sucedía en el exterior. ¡Los milagros habían comenzado a sucedernos a todos!!! Flor

Por favor siéntanse libres de escribirme a
Pagina Web: www.livinginoneness.com